¿En qué te convertirías si aprendieras todo lo que deseas?

¿Cuántas cosas están en tu lista de aprendizaje? Todos tenemos una lista larga de temas, habilidades y curiosidades por aprender. Pero tenemos una cantidad igual de grande de obstáculos para lograrlo: la falta de acceso a recursos de aprendizaje, la falta de tiempo, falta de motivación, dificultad en estructura, entre muchas otras cosas.

Scott Young el autor de Ultralearning fue muy amable al proporcionarme una copia de revisión antes de que saliera el libro que ya está a la venta, y en este artículo quiero sintetizar las principales técnicas que enseña para que puedas lograr aprender mejor.

Pero primero, ¿quién es Scott Young y por qué deberíamos escucharlo? Se hizo famoso por estudiar el temario completo (o casi completo) del MIT para Computer Science que normalmente se cursa en 4 años en sólo 1. Este proyecto ocupaba todo su tiempo, un montón de concentración y técnicas para aprender. Aquí es donde empezó a desarrollar el concepto que presenta en el libro (me tomaré la libertad de traducirlo): Ultra-aprendizaje. A partir de ahí ha aprendido muchas más cosas con el mismo estilo agresivo de aprendizaje y ha ayudado a otros a hacer lo mismo.

Un proyecto de ultra-aprendizaje se define como un periodo de concentración intensa que permite aprender de manera acelerada y profunda el tema que hayas elegido. Para realizar estos proyectos, Scott propone nueve principios, tomando como base lo que aprendió de otras personas que han realizado proyectos similares a los de él pero también los estudios más recientes sobre el tema.

Este libro te servirá tanto si eres tú el que desea aprender como si quieres enseñarle a otras personas. Veamos los nueve principios necesarios para realizar tu propio proyecto de ultra-aprendizaje.

1: Meta-aprendizaje

Podemos pensar en este principio como la etapa de planeación. Tienes que investigar cómo esto que quieres aprender lo han aprendido otras personas, que ruta de aprendizaje han seguido, cuáles eran sus conocimientos previos, cuánto les tomó, etc. Para esto puedes investigar en internet o incluso conseguir una entrevista con una persona que tenga los conocimientos que tú quieres.Todo lo que puedas obtener de esta información es útil.

También tienes que buscar y entender la estructura del tema que quieres aprender, los subtemas principales, cuáles son buenos recursos para aprender. Si encontraste un experto que te ayudara ya tienes cubierto gran parte de esto.

Es entonces que tienes que reunir todos los recursos posibles de aprendizaje y trazar un plan, un mapa de aprendizaje. En este periodo decidirás cuánto tiempo vas a dedicarle al proyecto y hasta dónde llegarás. Muy importante porque un poco de investigación te puede ahorrar mucho tiempo de ejecución. Este principio te invita a reducir al máximo posible lo que no sabes que no sabes sobre el tema.

2: Enfoque

Este principio establece que para poder aprender efectivamente antes tenemos que agudizar nuestra capacidad de concentrarnos en un tema.

El enfoque puede trabajarse en tres momentos diferentes:

  1. Empezar a enfocarse en algo
  2. Mantener el enfoque
  3. Mejorar la calidad de nuestra concentración

Muchos autores coinciden en que la calidad y capacidad par concentrarse es uno de las claves para poder progresar en cualquier cosa, no sólo en el aprendizaje.

En el libro se dan sugerencias prácticas para poder mejorar en las tres etapas de enfoque.

3: Aprendizaje directo

Aquel que puede ir a la fuente no va sólo por la jarra.

Es bueno aprender cosas leyendo, pero es mucho mejor aprenderlas aplicando lo que leemos o practicando directamente. Si quieres aprender a programar tienes que crear programas reales que funcionen. Si quieres aprender un idioma tienes que hablar o comunicarte con otras personas en ese idioma. Haciendo esto aprenderás mucho más rápido de lo que harías sólamente leyendo libros que relaten la experiencia de otros, o usando Duolingo.

Practicar la habilidad directamente o poner en acción el conocimiento hará que este sea más profundo, útil y que lo recuerdes mejor.

Este principio es muy importante y muchos de nosotros lo hemos vivido en nuestra experiencia escolar: nada de lo que no es enseñaron es aplicable en el mundo real porque las habilidades necesarias para realizar el trabajo de verdad son muy diferentes a lo que se ve en los libros. Aunque el conocimiento adquirido puede servir como base, la práctica hace al maestro.

4: Ensayo

Esta parte es una de las que a las personas en general menos le gusta: practicar o ensayar partes de la habilidad que sean difíciles, laboriosas o aburridas.

Muchas veces nuestras habilidades están topadas o detenidas por cierta parte del proceso, como si fuera un embudo deteniendo el flujo de líquido. Para acabar con esto hay que practicar con la parte más incómoda de la habilidad.

Esto incluye que descompongas la habilidad en diferentes sub-procesos que puedan ejecutarse individualmente y practicar cada uno por separado hasta que lo domines de manera razonable, uno tras otro, cada de los sub-procesos hasta terminarlos todos. Después hay que practicar de nuevo el proceso completo y medir nuestro desempeño.

Esto es conveniente porque al trabajar sobre una parte específica del proceso completo puedes liberar recursos mentales para mejorar de manera más profunda y significativa en esa parte de la habilidad.

5: Recuperación de la información

El principio de “retrieval” consiste en intentar poner en práctica y ver si de verdad entendiste lo que acabas de aprender mediante pruebas reales, por ejemplo: usar las palabras de un nuevo idioma en conversación, contestar preguntas de un examen o usar una nueva técnica aprendida para programar.

Esto ayudará a que recuerdes mejor lo aprendido y a que no te quedes con la sensación de que has aprendido algo cuando no es la realidad. Poner a prueba tu conocimiento es la mejor manera de saber que sí existe y de qué calidad es.

Este principio pone de relieve algo: es mucho más incómodo “probarse” a uno mismo mediante imponerse algún obstáculo, es una fuente de cansancio e incomodidad mental, lo cuál nos puede dejar con la sensación de que no estamos aprendiendo o avanzando mucho. Pero estudios sobre esto demuestran que aunque sólo leer puede dejar la sensación de que entendimos y aprendimos mucho, la forma más efectiva de aprender es poner a prueba el conocimiento y la sensación de aprendizaje no está directamente ligada a cuánto aprendimos de verdad.

6: Retroalimentación

Una forma importante de mejorar y aprender es tener a alguien o algo que te ayude a encontrar lo que está fallando en tu desempeño del tema de lo que estés aprendiendo.

El ejemplo que Scott usa de una persona que aprendió a hablar en público como su proyecto de ultra-aprendizaje y que recibía retroalimentación de un mentor que le decía exactamente dónde fallaba. Al atacar estos puntos que una persona con más experiencia le marcaba pudo llegar a ser un orador de clase mundial en muy poco tiempo.

A nadie nos gusta escuchar nuestras fallas, pero es una parte muy importante de aprender de manera efectiva.

Pero no todo tipo de retroalimentación es útil. Cuando esta información es sobre alguna cualidad personal o sobre tu persona directamente, en general es más perjudicial que benéfico, puede llevarte hasta a abandonar la habilidad que estabas intentando aprender.

Muy probablemente todos hemos experimentado este tipo de comentarios: “Eres muy inteligente”, “No eres bueno para esto”, “Mejor dedícate a otra cosa”. Este tipo de comentarios no aportan nada relevante y atacan o inflan el ego de la persona.

Para que la retroalimentación sea útil debe proveer información que guíe las siguientes etapas de aprendizaje. Para lograr esto debe ser muy específico y si es posible decirte cómo mejorar en ese aspecto.

7: Retención

No deberíamos echar agua en una bote con fugas. De igual manera, no vale la pena que leas y aprendas muchas cosas que después no podrás recordar porque las olvidaste rápidamente.

En este principio Scott explica que tenemos que aprender y reconocer por qué olvidamos y atacar esas causas específicas.

¿Cómo hacer para no olvidar el valioso conocimiento que con tanto trabajo ganamos?

Scott propone varios métodos:

  1. Repetición espaciada. Es un método que consiste en repasar la información un poco de tiempo después de haberla estudiado o aprendido por primera vez y repetir el proceso con cada vez más tiempo de espacio.

  2. Automatización. Cuando aprendemos algo a tal grado que podamos decir que tenemos automatizada la habilidad (como andar en bicicleta), es muy poco probable que lo olvidemos.

  3. Sobre-aprendizaje. Practicar más allá de lo que es requerido para volverse bueno en algo o competente hará que las cosas sean mucho más difíciles de olvidar. Esto se puede hacer practicando hasta el cansancio una actividad clave o aprendiendo algo más difícil que construya sobre la actividad principal, por ejemplo: aprender y practicar cálculo diferencial hará que sobre-aprendas álgebra.

  4. Mnemónicos. Estas es un técnica que consiste en crear imágenes vívidas o palabras relacionadas con lo que estemos buscando aprender para poder recordarlo. Los mejores memoristas del mundo aplican esta técnica para poder recordar grandes cantidades de información en poco tiempo.

Poder retener información es uno de los requisitos para que tu proyecto de ultra-aprendizaje valga la pena.

8: Intuición

La intuición es el producto una gran cantidad de experiencia acumulada. Para verdaderamente entender algo tenemos que desarrollar nuestra intuición en el tema. ¿Qué podemos hacer para desarrollarla?

En esta sección del libro se habla de cómo personas como Richard Feynman parecen hacer magia al resolver problemas de física y de matemáticas. La principal característica de Feynman usada para resolver los problemas es su capacidad de identificar los principios que están en juego, además de la gran cantidad de información almacenada obtenida de otros problemas resueltos con anterioridad.

¿Cómo puedes desarrollar una intuición similar?

  1. Resolver problemas difíciles. Muchas veces huímos de los problemas que nos parecen demasiado difíciles para nosotros, pero resolver problemas que rebasen nuestra habilidad puede darnos un entendimiento muy profundo del tema tratado.

  2. Comprueba la información para entenderla. No te quedes sólamente con la explicación del libro, sino trata de demostrar que lo que estás aprendiendo es cierto.

  3. Usa ejemplos concretos. Cuando trates con conceptos o temas abstractos, desde el principio establece un ejemplo al que le puedas ir aplicando los puntos que se van explicando. Esta concreción permitirá desarrollar un mejor entendimiento del tema.

  4. No te engañes a ti mismo. Cuando te falta conocimiento sobre un tema, generalmente también te falta conocimiento para saber qué tan hábil eres. Esto quiere decir que el que no tengas dudas sobre un tema significa que lo sabes todo, sino más bien que sabes muy poco. Hacer muchas preguntas es una manera de hacerle frente a este problema, aunque parezcan tontas.

Una forma muy efectiva de desarrollar un entendimiento real: la técnica de Feynman. Esta consiste en intentar explicar el problema, solución o concepto de la manera más clara posible como para alguien que nunca ha visto nada relacionado con el tema.

9: Experimentación

El verdadero conocimiento no se queda en llegar al punto en que otros te dijeron que debías llegar sino en ir más allá.

Además, mientras más aprendas de algo menos guía podrás recibir ya que hay menos personas y recursos en ese nivel, por lo que es algo requerido aprender a experimentar con maneras de generar conocimiento.

Para experimentar en tu aprendizaje y resultados puedes intentar tres cosas:

  1. Variar los recursos de aprendizaje.
  2. Experimentar la técnica de aprendizaje.
  3. Experimentar con tu estilo de trabajo y aprendizaje.

Experimentar te permitirá convertirte en verdadero experto en el tema que estés queriendo dominar.

Conclusión

Completar un proyecto de este tamaño te demuestra que tienes la habilidad de mejorarte y de sacarle buen provecho a tu vida. Te da la confianza de que puedes lograr cosas ambiciosas.

Esta es una de las frases más inspiradoras del libro y creo que te da buenos motivos para empezar a pensar en tus propio proyecto de ultra-aprendizaje, además de los beneficios asociados al tema mismo que quieras aprender:

  • ¿Te ayudará a conseguir un mejor trabajo o puesto?
  • ¿Podrás ser más útil a tu familia, comunidad o amigos?
  • ¿Disfrutarás más de tu tiempo libre o tendrás más a consecuencia de esto?

Sin duda todas estas razones son suficientes para intentarlo por lo menos.

“Hacer cosas difíciles, sobre todo cosas que tienen que ver con aprender, puede crecer el concepto que tienes de ti mismo”.

Esto a su vez, tendrá efectos en otros campos de tu vida.

¿Quién te podrías volver?

¡A aprender!

Puedes comprar el libro en Amazon.

Comentar