Desde que comenzamos en la escuela, a muy pocos de nosotros nos han enseñado técnicas para aprender efectivamente, aunque la escuela trata de aprender lo más efectivamente posible.

El desarrollo de software es un campo muy amplio en el que tenemos que aprender constantemente, sea por el cambio de las tecnologías, porque tenemos que aprender del área en la que estamos aplicando nuestro conocimiento tecnológico para crear software efectivo o simplemente porque queremos cambiar de área.

En este artículo hablaremos sobre algunas de las cosas que el libro “A Mind for Numbers”1 de Barbara Oakley nos enseña sobre el aprendizaje de temas difíciles, como las matemáticas y las ciencias. Considerando que el desarrollo de software tiene temas difíciles, creemos que es aplicable lo mencionado en este libro.

Primero hablemos de las bases de las recomendaciones que da el libro: los modos en los que puede estar tu cerebro, y las partes que ocupa para cada tipo.

Modo enfocado

En este modo, llamado estado de alta atención, tu cerebro está concentrado en una tarea que tienes que lograr, como escribir este artículo, estudiar un tema específico o resolver un algoritmo. Digamos que todas las energías de tu cerebro están destinadas a esta tarea y no divagas en diferentes temas.

Este modo es muy bueno para terminar o avanzar las tareas del día a día y para evitar errores mientras haces algo importante, pero no es muy bueno para aprovechar el poder natural de tu cerebro, ya que utilizamos las funciones ejecutivas, que nos permiten mantenernos atentos a algo pero nos cuestan mucha energía. La funciones ejecutivas se encuentran situadas principalmente en la corteza prefrontal.

El modo enfocado es necesario para aprender, ya que podremos recordar lo que hemos estudiado en este modo, o hacer conexiones conscientes con otras cosas que ya sepamos. En este modo resolvemos problemas de forma secuencial y analítica.

Modo difuso

Oficialmente podemos llamar a este el modo de descanso. Este es el modo en el que estamos cuando no estamos pensando o aplicando nuestra mente a nada específico, digamos que es el estado por defecto del cerebro. Tu foco de atención está brincando de un lugar a otro constantemente. El modo difuso consume menos energía porque no necesitamos controlar la mente para hacerlo. El modo difuso entra en acción cuando estamos haciendo tareas que tenemos completamente dominadas, como caminar, bañarnos, o comer, en ninguna de estas actividades estamos completamente concentrados y nuestra mente está viajando por diferentes lugares.

En el modo difuso podemos conectar ideas usando la capacidad del cerebro de hacer conexiones naturalmente, o brincar de un tema a otro sin ningún esfuerzo.

Podríamos creer que el modo difuso es malo para el estudio, sin embargo, en este modo es cuando nuestro cerebro procesa inconscientemente lo que hemos estudiado de modo consciente y hace que permanezca. Por lo tanto, el modo difuso es esencial para aprender.

El modo difuso no utiliza una parte específica del cerebro, sino que se reparte. Al consumir poca energía relativamente y utilizar todo el poder del cerebro, es una herramienta imprescindible para resolver problemas.

Recuerda que en parte somos máquinas biológicas que necesitan procesos químicos para funcionar y los modos en los que puede estar nuestra mente se complementan para que funcionemos y para que aprendamos efectivamente.

Técnicas de aprendizaje

Ahora que ya conocemos los dos modos en los que nuestro cerebro puede funcionar, veamos técnicas que nos ayudarán a aprovecharnos de esto para aprender de manera eficiente.

Controla el tiempo que dedicas a estudiar

Nuestro cerebro tiene una capacidad limitada de absorción de información por unidad de tiempo, necesitamos tiempo para procesar las cosas y entender lo que sigue mejor, además de que la repetición a través del tiempo nos ayuda a retener la información por más tiempo. Es por eso que es muy importante controlar cuánto tiempo dedicas a estudiar, cuándo se lo dedicamos y las condiciones físicas y mentales en las que estamos.

Dos técnicas que te pueden ayudar a dedicarle el tiempo correctamente al estudio son:

  1. Programar sesiones de estudio de un tema cortas pero constantes. Es mucho mejor dedicar una hora de estudio diaria durante diez d ías, que 10 horas un día al mismo tema. Hacerlo de manera espaciada permitirá a tu cerebro procesar la información durante los periodos en los que está en el modo difuso, además de que mantener el modo enfocado por periodos cortos es más fácil y eficiente que hacerlo durante periodos largos. Esto se conoce como práctica distribuida.

  2. Cambiar constantemente de modos de pensamiento. Cambiar entre el modo enfocado y el modo difuso te ayudará aprender mejor y te mantendrá fresco. Una técnica que puedes aplicar es la técnica pomodoro en la que programas periodos de estudio o trabajo de 25 minutos y un descanso de 5 minutos. Esta técnica no es efectiva para todos por el tiempo que tardan en enfocarse, pero puedes incrementar los periodos de enfoque para que se acomode a tu estilo. El punto es tener una sesión de estudio estructurada y que te permita cambiar de modos de pensamiento para aprovechar todo el poder de tu cerebro.

Estos dos técnicas le darán a tu cerebro tiempo para usar todo su poder: le darán al modo difuso tiempo para trabajar en problemas difíciles.

Crea un mapa de lo que aprenderás

Es muy importante que cuando tengas un tema difícil que aprender hagas una sesión de pre-estudio, en el que veas lo que aprenderás. Esto lo puedes hacer mirando el índice si existe, las preguntas que guían el estudio en caso de que haya, leyendo (o viendo, o escuchando) solamente la introducción y conclusión y fijándote en los subtemas, capítulos, negritas, recuadros, etc.

Esta sesión de pre-estudio te ayudará a organizar tus pensamientos sobre lo que aprenderás, un mapa que tendrá los puntos principales a aprender que después rellanarás estudiando a fondo el tema.

Evitar la ilusión de aprendizaje

Una parte muy importante de aprender es evitar la sensación falsa de que aprendimos algo sin realmente haberlo aprendido. ¿Cómo podemos evitar esto?

Auto-exámenes

Una de las formas más efectivas es buscar o fabricar exámenes o cuestionarios de las cosas de las que deberíamos ser conscientes una vez que terminemos de estudiar el tema. Hacer estos exámenes o prácticas sin consultar el material de estudio te ayudará averiguar si realmente has aprendido algo, y si fallas, tendrás puntos en los cuales mejorar.

Estos auto-exámenes se han mostrado muy eficaces para muchos estudiantes de temas complejos.

Practica, recorta y repite

Algunas de las cosas que tenemos que aprender consiste en una serie de pasos por ser un problema complejo. Una técnica de aprendizaje es aislar una parte del problema y practicarla hasta que la dominemos en diferentes contextos. Imagina por ejemplo que quieres dominar la configuración de servidores. Lo que más se te dificulta es la configuración de la parte de HTTPS. Entonces, deberías repetir estar parte con diferentes variables y opciones hasta que lo puedas hacer sin dificultad.

Mejora tu memoria

Finalmente hablemos de algo que ha adquirido muy mala fama: la memoria. Debido a que en la escuela nos hacían aprender de memoria cosas que parecen inútiles a lo largo de la vida, hemos demonizado el memorizar cosas. Sin embargo, memorizar es algo imprescindible para la resolución de problemas efectiva y la creatividad. Veamos algunas técnicas que te ayudarán a memorizar de manera más eficiente:

  1. Palacios de memoria. Esta es una técnica que consiste en aprovechar nuestra capacidad de ubicación espacial para memorizar cosas fácilmente. Puedes investigar más sobre ella y ver si te sirve.
  2. Repetición espaciada. Casi todo lo que consumimos lo olvidamos, a menos que se nos repita constantemente. La repetición espaciada consiste en repasar un tema con frecuencia cada vez más grande, para poder retenerlo a largo plazo. Puedes usar herramientas como Anki para automatizar esto.

Conclusión

Hemos hablado de los temas que a mi parecer son más aplicables a los desarrolladores. El libro habla de otros temas como la presentación de exámenes, la organización del tiempo, la motivación, etc. Te invito a que le eches un ojo si estás en la escuela y sobre todo si estás en un área de ciencias o físico-matemáticas.

  1. Link de afiliados de Amazon 

Comentar